Actualmente, el curso se imparte en 44 países de tres continentes.

Más de 700 estudiantes de quinto y sexto grado del municipio de Ocotlán, concluyeron el martes 24 de enero con el curso de Educación para la Resistencia al Uso y Abuso de las Drogas (DARE por sus siglas en inglés), impartido por elementos de Seguridad Pública para prevenir el consumo de sustancias nocivas en la juventud. El instructor DARE, Érick Enríquez González, informó el número de escuelas que participaron y apuntó que el curso capacitó a los jóvenes para que puedan rechazar drogas sin importar si se las da un compañero o un adulto: “en esta ocasión, en el ciclo escolar 2016-2017, atendimos a 12 primarias, aproximadamente fueron 720 alumnos los que recibieron el curso DARE. Se les refuerzan los valores, principalmente, conocer las consecuencias del uso de algunas drogas legales y una ilegal; se levanta su autoestima, la seguridad en sí mismos y que aprendan a rechazar (drogas) ya sea de cualquier persona de su edad o más edad”.

Para quinto y sexto grado, el curso consta de 13 lecciones, además de tocar el tema de las drogas, ponen en práctica un modelo para tomar decisiones; se trabaja con los diferentes tipos de violencia que existen, se les demuestra lo erróneo de la creencia de que en secundaria todos los jóvenes fuman o toman alcohol y se trabaja con algunos valores como asertividad, autoestima y responsabilidad.

Enríquez González afirmó que desde que se imparte este programa en el municipio, el número de reportes que recibe la policía por consumo de drogas por menores de edad ha disminuido con el paso de los años: “sí ha funcionado muchísimo porque sí ha bajado el índice del consumo de drogas en cuestión de los jóvenes, lo importantes es que cuando ellos ya cumplen la mayoría de edad, que ellos tomen la mejor decisión de lo que ya aprendieron en DARE. Se ha reducido en cuestión de los reportes, de los chico de las generaciones atrasadas, se ha reducido un poco los reportes en el consumo de estas drogas”.

El programa DARE se creó en la ciudad de Los Ángeles en 1983 y tuvo como pionera en México la ciudad de Tijuana en 1990.